Farmacia automática

InstyMeds es la primera máquina expendedora de remedios en un consultorio médico, el avance más reciente en la tendencia hacia las recetas computarizadas que eviten errores o confusiones.

Hasta ahora InstyMeds es un proyecto piloto. Pero los reguladores farmacéuticos de Minnesota aprobaron su uso en todo el estado, y el inventor espera llegar a distribuir las máquinas expendedoras a consultorios médicos y salas de emergencia en todo el país.

La cuestión es cómo conviene usar esta tecnología.

El doctor Ken Rosenblum, que fue médico de una sala de emergencia, tuvo la idea cuando una noche buscaba antibióticos para su hijito de 5 años que padecía una infección en el oído.

“Pensé por qué no teníamos centralizada la atención de la salud en vez de tenerla en dos sitios”, el consultorio y la farmacia, dijo Rosenblum. “Si uno va a un restaurante y la camarera nos dice ‘Ahora maneje 3 kilómetros y espere una hora por la comida’ no lo haríamos”.

En Estados Unidos se ha duplicado el uso de medicamentos recetados desde 1989, pero el número de farmacéuticos sigue siendo casi el mismo. Las farmacias reportan unos 12,000 puestos de farmacéuticos vacantes.

Eso significa que hay menos farmacias abiertas por la noche o en los días feriados, además de esperas más largas. Incluso algunas salas de emergencia han cerrado las farmacias para los pacientes externos.

Por otra parte se atribuyen a los errores en las recetas médicas unas 7,000 muertes por año. Entre las causas se encuentran las recetas ilegibles o el recargo del trabajo de los farmacéuticos.

Actualmente, muchos hospitales utilizan remedios con barras de clasificación electrónicas para asegurarse de que el paciente reciba el que le corresponde. Y un 4% de los médicos usan anotadores electrónicos para escribir sus recetas, eliminando el problema de las recetas manuscritas.

Además esos anotadores permiten una rápida evaluación para asegurarse de que un remedio nuevo no interfiera peligrosamente con otros que esté tomando el paciente.

InstyMeds combina dichas salvaguardias para permitir que los pacientes compren sus propios remedios sin intermediario presionando unos pocos botones.

Por ejemplo…

Se usó por primera vez en un consultorio de pediatría en South Lake, en un suburbio de Minneapolis. El doctor Keenan Richardson y cinco colegas escriben recetas electrónicas. Anotan el peso del niño y el anotador calcula automáticamente la dosis que corresponde, eliminando otra oportunidad de error.

Los padres reciben una receta impresa con un código de seguridad que deben escribir en el teclado de la máquina InstyMeds. La computadora verifica la receta y controla la información del seguro. Luego se inserta la tarjeta de crédito para el pago correspondiente.

En el interior de la máquina, un dispositivo que “lee” la barra de clasificación electrónica escoge una botella con la dosis indicada del remedio, le estampa la etiqueta con las instrucciones y la deja salir.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: